Alimentos y calor: no te la juegues con la comida

La alimentación en verano no solo se basa en hacer recetas frescas. Para asegurarnos la seguridad y la salud debemos prestar atención también a otras cuestiones, como la manipulación de los alimentos.

Las altas temperaturas y las olas de calor no se llevan nada bien con la cocina. En los meses más cálidos todos sustituimos los guisos típicos del invierno por recetas más frescas.

Pero no basta con eso. Nuestras pautas alimentarias tienen que adaptarse a los meses de calor. Debemos tomar precauciones extra en la conservación y manipulación de los alimentos.

La mayoría de intoxicaciones alimentarias se producen en verano. Por eso es también muy importante extremar la higiene. Y no descuidar en ningún momento nuestra hidratación.

Estos son los consejos básicos para una buena alimentación en verano, que sea saludable y segura. Y son especialmente importantes para los niños y las personas mayores. En verano, no te la juegues con la comida.

shares