Los beneficios de las sentadillas y cómo hacerlas correctamente

A nadie le gusta hacer sentadillas. Son uno de los ejercicios más duros (y aburridos) que podemos practicar. Pero quizás este artículo te haga cambiar de opinión. Te explicamos los principales beneficios de las sentadillas. Y te enseñamos a practicarlas correctamente.

beneficios de las sentadillas

Los principales beneficios de las sentadillas

Las sentadillas son uno de los mejores ejercicios para fortalecer la parte inferior de nuestro cuerpo. Una de sus mayores ventajas es que no es necesario ningún tipo de equipación especial para practicarlas, y que podemos hacer sentadillas en casi cualquier lugar.

Si las hacemos a cierta velocidad, son un muy buen ejercicio cardiovascular. Por eso, uno de los principales beneficios de las sentadillas es que quemamos muchas calorías mientras cuidamos de la salud de nuestro corazón.

Gracias a este ejercicio, podremos moldear nuestros muslos y glúteos si somos constantes. En poco tiempo, conseguiremos tener unas piernas y glúteos más fuertes y tonificados.

Otro de los beneficios de las sentadillas quizás menos conocidos es que este ejercicio cuida de nuestros huesos y previene la osteoporosis, dolencia que afecta principalmente a las mujeres a partir de los 50 años. Las sentadillas aumentan la densidad ósea de los huesos de las piernas, la cadera y la espina dorsal.

También ayudan a corregir las malas posturas y reducir los dolores de espalda y mejoran el equilibrio y la coordinación.

Cómo hacer sentadillas correctamente

Lesionarnos mientras hacemos sentadillas es mucho más fácil de lo que parece. Si no vigilamos bien nuestra postura, y evitamos ciertos errores, podemos dañar nuestras caderas y rodillas.

Asegúrate de que separas tus piernas hasta que tus pies estén a la altura de los hombros. A la hora de agacharte, no eches la cabeza demasiado hacia adelante. Y recuerda no cargar toda la fuerza en las rodillas.

Para evitar lesiones, debes ayudarte también de los abdominales. Si están contraídos y activos, protegerás tus lumbares y ayudarás a tus rodillas a soportar el peso de tu cuerpo.

Otro error común a evitar es juntar las rodillas en cada flexión. Si no eres capaz de mantenerlas separadas una de otra, puedes probar a hacer tus sentadillas con una pelota entre las rodillas.

shares
Esta web utiliza cookies puedes ver aquí la política de cookies. Si continuas navegando estás aceptándola