¿Cómo detectar los trastornos alimenticios?

¿Cuáles son los trastornos alimenticios más comunes y cómo los podemos detectar?

Los trastornos alimenticios se deben a la necesidad de percibir un cambio en nuestro cuerpo. El cambio que se busca, normalmente, es adelgazar o bajar de peso. En algunos casos el individuo llega a un objetivo en el que se ve bien y regresa a unos hábitos saludables. En otros, percibimos una imagen distorsionada de nosotros mismos, por lo que no consideramos suficiente el cambio y continuamos. Cómo detectar los trastornos alimenticios y saber cuáles son es imprescindible para erradicarlos.

Cabe la posibilidad de que la persona en cuestión no sufra ningún trastorno pese a que se detecten algunos de los síntomas. Pueden ser debidos a alguna situación que afecte a nivel emocional o física. De la misma manera, puede ser que sólo se den unos de los síntomas en quien pueda padecer el trastorno. Por lo que es importante observar la longevidad de los síntomas e interesarse por su origen.

La anorexia nerviosa

Este trastorno es considerado neurótico -sin causa física o psicótica- y se caracteriza por el rechazo sistemático de alimentos. La anorexia nerviosa provoca vómitos provocados, pérdida de masa rápida y extrema y, en el caso de las mujeres, anomalías o retirada del periodo menstrual.

Las señales relacionadas con la alimentación son la reducción de la ingesta de alimentos, lo que produce una rápida pérdida de peso. Se siente especial interés en programas de nutrición y alimentos en bajo aporte calórico. El susodicho rechaza comidas pesadas y prefiere comer en solitario antes que acompañado.

En el ámbito social, quien padece de anorexia nerviosa suele alienarse de su entorno más cercano, prefiere siempre la soledad. Dicha persona hace un uso fuera de lo normal del aseo o cuarto de baño -pasa mucho tiempo en él, va de manera repetitiva y suele ir después de las comidas-. Siente especial interés por realizar actividades físicas y su imagen corporal.

La anorexia provoca a nivel psicológico cambios en la conducta, cambios de estados de ánimo, irritabilidad y falta de concentración.

La bulimia

La bulimia, igual que la anorexia, es un trastorno alimenticio que se debe a una inconformidad con el aspecto físico. Aunque es un trastorno también de origen neurológico tiene un funcionamiento diferente. Se diferencia de la anorexia porque en este caso se dan atracones, seguidos de un sentimiento de culpabilidad que finaliza en vómitos provocados.

Los síntomas que tienen que ver con la alimentación son cambios constantes de dietas, periodos de ayuno y saltarse comidas. Estos periodos de inanición provocan una bajada de peso drástica. Al no comer durante un periodo prolongado de tiempo el “paciente” termina dándose un atracón. Como consecuencia de éste, surge en el mismo un sentimiento de culpa y se provoca el vómito.

Aparte de estas señales también podemos apreciar mal humor, tristeza, cambios en los hábitos sociales, uso de laxantes, periodos donde se realiza ejercicios compulsivos.

shares
Esta web utiliza cookies puedes ver aquí la política de cookies. Si continuas navegando estás aceptándola