¡Ríete! Porque el mal humor envejece… y mucho

¿Te sientes triste, enfadado o ansioso? De nada te servirán los mejores productos de cosmética si no mejoras tu estado de ánimo. Porque los últimos estudios confirman que el mal humor envejece tu rostro mucho más rápido de lo normal.

el mal humor envejece

Nuestra salud no solo depende de una buena alimentación, ejercicio físico y otros hábitos saludables. Los estados de ánimo también afectan a nuestro cuerpo, por dentro y por fuera.

El estrés y la depresión son dos de los problemas emocionales más extendidos de nuestro tiempo. Y hacen que nuestros órganos y nuestro aspecto se resientan. Porque los expertos aseguran que el mal humor envejece la piel de nuestro rostro mucho más rápido de lo normal. En concreto, los investigadores hablan de que… ¡nuestra piel envejece 3.000 veces más rápido de lo habitual!

¿Cómo afecta el mal humor a nuestro rostro?

el mal humor envejece

El enojo o el mal humor tienen en la piel de nuestro rostro un montón de consecuencias. Intensificar algunas líneas de expresión es la más evidente de ellas. En concreto, estar enfadados marcará más las arrugas de nuestro entrecejo, nuestra frente y los llamados surcos nasogenianos, esas arrugas que van desde los lados de la nariz hasta la boca, y que nos pueden causar la llamada “cara de marioneta”.

Pero las arrugas no son la única forma en que el mal humor nos envejece. Los estados de ánimo negativos también contribuyen a algunos problemas cutáneos, como la dermatitis o la sequedad.

Las reacciones alérgicas y el enrojecimiento de la piel del rostro también es más frecuente cuando nos sentimos enfadados, estresados o ansiosos. Algunos estudios médicos insisten en que el mal humor incluso puede acelerar la pérdida de colágeno de la piel, que comienza a producirse de forma natural a partir de los 30 años.

El mal humor envejece… y conlleva muchos otros riesgos

el mal humor envejece

Quizás las arrugas de tu rostro no son tu principal preocupación. Pero debes saber que una mala salud emocional puede tener otras muchas consecuencias en nuestro organismo, y algunas de ellas bastante graves.

Para empezar, el estrés y el mal humor están directamente relacionados con las enfermedades coronarias y en concreto con un mayor riesgo de sufrir infartos o ictus. Además, son dos de las causas más estrechamente relacionadas con la obesidad. Porque cuando nos sentimos ansiosos tendemos a comer de forma descontrolada, especialmente alimentos ricos en azúcares y grasas.

Además, el mal humor, la depresión, el miedo, y otros problemas emocionales nos provocan insomnio y cansancio, y esto a su vez nos termina volviendo más sedentarios.

De modo que si te preocupa tu salud y tu aspecto, ya sabes lo que debes hacer. Lucha contra las emociones negativas y ríete, porque conseguirás que tu rostro se vea mucho más joven durante más tiempo.

el mal humor envejece

shares
Esta web utiliza cookies puedes ver aquí la política de cookies. Si continuas navegando estás aceptándola