Este aditivo te quita las ganas de entrenar

Si llevas una racha en la que te sientes desganado, bajo de energía, y hacer ejercicio después del trabajo te está resultado imposible esto te interesa. Es posible que la explicación esté en tu alimentación. Porque un estudio médico afirma que los fosfatos te quitan las ganas de entrenar.

los fosfatos te quitan las ganas de entrenar

Los fosfatos son unos de los aditivos más comunes usados en los productos alimenticios. Están especialmente presentes en la comida basura y los platos precocinados como los canelones o las lasañas. Y es que los fosfatos se encuentran sobre todo en la carne. ¿La razón? Sirven para preservar su sabor… y para otra cosa que a la industria cárnica le interesa todavía más: retener agua.

Los fosfatos ayudan a que la carne retenga el agua que contiene. De este modo, el pesado de las piezas es engañoso. Y la industria cárnica gana más dinero con piezas en las que no todo el peso es carne, sino también agua.

¿Cómo podemos saber si la comida que compramos contiene fosfatos? En el etiquetado de los alimentos, no encontrarás la palabra “fosfatos”. Estos aditivos aparecen en el etiquetado con la letra E y un número, como los que van del E-338 al E-342.

los fosfatos te quitan las ganas de entrenar

Pero, ojo. Aunque los fosfatos están especialmente relacionados con la carne y la comida basura, también están presentes en muchos otros alimentos que consumimos a diario. La leche, el té, la pasta, el pan, e incluso las conservas suelen contener este tipo de aditivos.

Un estudio afirma que los fosfatos te quitan las ganas de entrenar

Un estudio publicado en una revista médica americana ha demostrado que los fosfatos te quitan las ganas de entrenar, haciendo que te sientas cansado y bajo de energía y volviéndote más sedentario. Y no solo eso, además, estos aditivos reducen nuestra capacidad para quemar grasas.

Las personas que participaron en el estudio se dividieron en dos grupos durante un período de 12 semanas. Los del primer grupo no consumieron fosfatos en ese tiempo. Y los del segundo, sí. Los resultados demostraron que quienes habían consumido fosfatos habían hecho ejercicio físico durante menos tiempo que los otros. Y además, ese entrenamiento les había salido mucho menos rentable, porque su capacidad para quemar grasas era menor.

los fosfatos te quitan las ganas de entrenar

No es la primera investigación de este estilo que intenta averiguar el efecto que los fosfatos tienen sobre nuestra salud. Anteriormente se habían llevado a cabo otras con ratones de laboratorio. De nuevo, los resultados apuntaron a que los fosfatos nos vuelven más sedentarios y alteran nuestro metabolismo.

¿Cómo podemos reducir el consumo de fosfatos? No es nada sencillo escapar por completo de estos aditivos, a los que por otra parte no hay que demonizar. Pero la recomendación básica que deberíamos seguir es la misma de siempre: seguir una dieta lo más saludable posible consiste en consumir sobre todo productos frescos. La única forma de huir de los fosfatos y de otros añadidos mucho peores todavía es no comprar nada que esté tratado o elaborado previamente.

shares
Esta web utiliza cookies puedes ver aquí la política de cookies. Si continuas navegando estás aceptándola