Los principales peligros de la manicura permanente

Si eres fan de los nuevos salones de uñas, te interesa conocer los peligros de la manicura permanente.

peligros de la manicura permanente

En los últimos años, los salones de manicura, en su mayoría regentados por chinos, se multiplican como setas en las grandes ciudades. Gran parte de la culpa la tiene la llamada manicura permanente, en la que se usa un esmalte especial que dura semanas con su brillo casi intacto.

Hasta hace no mucho tiempo, lo de hacerse las uñas era un hobby reservado solo para las más adineradas. Hoy, sin embargo, casi todas las mujeres acuden a hacerse las manos una o dos veces al mes.

No hay duda de que la manicura permanente es muy cómoda. Seca en segundos y dura semanas sin rayarse, descascarillarse o perder apenas brillo. Pero no es oro todo lo que reluce. Hoy os contamos los principales peligros de la manicura permanente, que puede terminar estropeando tus uñas.

Debilita la uña

De entre todos los peligros de la manicura permanente, este es el principal. Y es que este tipo de esmaltado especial no se retira con quitaesmalte. Para quitarlo es necesario lijar o raspar la uña, bien con una lima o con un torno, al estilo de las manicuristas rusas.

Aunque se haga con cuidado, siempre estaremos raspando algo la uña, que se irá volviendo más fina y débil cada vez. Por eso, no es recomendable abusar de la manicura permanente y dejar al menos una semana de descanso cada dos o tres esmaltados como mucho.

Puede causar dermatitis o reacciones alérgicas

Si retiramos el esmalte con una lija, necesitaremos colocar unos algodones empapados en acetona pura sobre las uñas durante unos minutos para poder quitar toda la pintura.

Pero la acetona pura es un elemento muy agresivo que también estará en contacto con la piel de nuestros dedos. Y que con el tiempo puede provocar irritaciones, dermatitis u otros problemas cutáneos.

Uno de sus efectos más habituales es que la piel de los dedos se descame o se pele. Si esto ocurre, ya sabes que deberías dejar de hacerte la manicura permanente al menos durante un tiempo.

La dudosa calidad de los productos

Lo barato sale caro. Hemos oído esta frase un sinfín de veces. Y se puede aplicar perfectamente al mundo de la manicura permanente.

Cuando nos hacemos la uñas a precios imbatibles, debemos pensar que quizás estemos renunciando a la calidad en los productos. Muchos de los esmaltes que utilizan en los salones low cost contienen sustancias tóxicas. Y los dermatólogos advierten que su utilización repetitiva puede dañar nuestra uñas.

La manicura permanente puede enmascarar otras enfermedades

Muchas veces las uñas nos dan señales de que algo en nuestro cuerpo no va bien. Por eso, llevarlas siempre pintadas puede hacer que pasemos por alto alguna enfermedad que suele manifestarse a través de manchas, estrías y otras señales en las uñas.

Estos son los principales peligros de la manicura permanente. No tienes que renunciar a pintarte las uñas con este tipo de manicura. Pero los expertos aconsejan hacerlo solo de forma esporádica y elegir centros de calidad en los que respetarán y cuidarán de nuestras uñas además de pintarlas.

shares
Esta web utiliza cookies puedes ver aquí la política de cookies. Si continuas navegando estás aceptándola