Consejos para prevenir el sangrado de encías

El sangrado de encías puede deberse a diversos motivos y aunque no tiene por qué ser un problema grave, es muy desagradable.

Prevenir el sangrado de encías es posible siguiendo unas pautas básicas de higiene y alimentación, que te contamos a continuación.

En la mayoría de los casos, el sangrado de encías está causado por un exceso de placa bacteriana en nuestros dientes. Por eso, lavarnos la boca después de cada comida durante al menos tres minutos es el primer paso para mantener unas encías sanas.

Además del cepillo, utiliza hilo o cepillos interdentales para limpiar bien el espacio entre los dientes, que es donde más placa se acumula.

Tener los dientes alineados y bien colocados facilita la limpieza. Así que quizás sea el momento de plantearse una ortodoncia. En este artículo te contamos todo lo que necesitas saber sobre la ortodoncia para adultos, algo que cada vez se pide más en las clínicas de los dentistas.

Comprar una pasta de dientes de calidad es muy importante. Olvida las más baratas que venden en el supermercado y opta por marcas de farmacia, de mayor calidad, y preferiblemente con flúor. En cuanto a los enjuagues bucales, mejor no abusar de ellos porque pueden contribuir a que nuestras encías se inflamen.

Hay algunos alimentos que también ayudan a limpiar la boca de bacterias de forma natural. Es lo que hacen algunas frutas y verduras cuando las masticamos, como la zanahoria, las fresas o las manzanas. Además, masticar estos alimentos crudos estimula nuestros dientes y encías, una buena forma de prevenir el sangrado de encías.

Por el contrario, evita los alimentos demasiado calientes, fríos o picantes, especialmente si padeces de sensibilidad dental. En estos casos es más habitual que el sangrado de las encías termine provocando una gingivitis, que se produce cuando las encías se inflaman.

A medida que cumplimos años, nuestras encías se retraen y nuestros dientes se desgastan. Por eso, con el paso del tiempo es cada vez más habitual que suframos en algún momento de unas encías sensibles y que sangran.

Acudir al dentista al menos una vez al año es necesario para revisar que no tenemos caries y que nos hagan una limpieza bucal que nos ayude a mantener las encías más sanas durante más tiempo.

shares
Esta web utiliza cookies puedes ver aquí la política de cookies. Si continuas navegando estás aceptándola