Semáforos nutricionales, te contamos cómo funcionan

En breve llegarán a las estanterías de los supermercados los semáforos nutricionales. Es la última medida que ha anunciado el gobierno para luchar contra la obesidad, la gran lacra de nuestro tiempo.

semáforos nutricionales

Los niveles de obesidad en los países desarrollados es alarmante. La cifra, lejos de disminuir, va aumentando cada año. Especialmente preocupante son los datos de obesidad infantil. El problema alcanza según la OMS proporciones de epidemia.

Poco a poco, la obesidad se extiende también a los países menos desarrollados. Y está entre las primeras causas de muerte en el mundo. El aumento de impuestos a las bebidas con alto contenido en azúcar fue una de las medidas más polémicas.

Ahora, el gobierno español pone en marcha los semáforos nutricionales. La medida fue ideada en Reino Unido con el fin de ayudar a la población a comer mejor.

semáforos nutricionales

Con los semáforos nutricionales los alimentos procesados llevarán una etiqueta en función de su nivel de grasas, sal y azúcares. Los productos más sanos tendrán una etiqueta verde. Los más peligrosos para la salud, una roja.

El sistema de los semáforos nutricionales ya lleva un año funcionando en Francia y ha obtenido según las autoridades médicas buenos resultados hasta el momento. Pero muchas de las marcas más conocidas de alimentos procesados se oponen a la iniciativa.

Argumentan que ellas ya ponen etiquetas similares en sus productos. El problema es que el criterio que siguen estas y el que usará el Ministerio de Sanidad son diferentes y se puede temrinar confundiendo al consumidor.

semáforos nutricionales

Los semáforos nutricionales de Sanidad, también llamados NutriScore, utilizarán 5 letras y 5 colores. Así, por ejemplo, un bote de Nutella recibiría la etiqueta roja, por su alto contenido en azúcares y grasas saturadas.

¿Funcionará el sistema de los semáforos nutricionales? ¿Conseguirá que la gente coma de verdad más sano? Es posible que logra lo contrario, puesto que la gente piense que los productos con etiqueta verde son los más sanos. Estos no dejan de ser procesados. Recordemos que lo verdaderamente sano son los productos naturales, sin etiqueta de color.

shares